La feria de los finados en La Victoria será en cada domicilio este 2021

La feria de los finados en La Victoria será en cada domicilio este 2021

Autoridades municipales, parroquiales y la ciudadanía mantuvieron reunión en la cabecera parroquial.

En la parroquia La Victoria, la más cercana a la cabecera cantonal de Pujilí, se desarrolló la asamblea parroquial para el análisis de la reactivación de la feria comercial de los barros, con importante resolución. Diego Espinoza, presidente del Gobierno Parroquial manifestó públicamente, “yo respeto mucho el criterio de ustedes, como dice el señor Alcalde no somos monedas de oro, para caer bien a todos, este año se ha hecho la asamblea parroquial y como resolución de la asamblea es que la feria domiciliaria victorense 2021, se realice en cada uno de los domicilios, muchas gracias a ustedes por su presencia y participación”.

El Alcalde Luis Ugsha, acompañado de otras autoridades manifestó, “vamos a apoyar económicamente a ustedes, cuenten con mi apoyo, buscaremos la forma de realizar la vinculación y poder trabajar con la parroquia, muchas bendiciones y muchos éxitos en la feria”. Además, dijeron que las autoridades municipales en dicha asamblea con artesanos, comerciantes y alfareros a fin de emitir resoluciones sobre la realización de la “Feria de Finados 2021”; el Alcalde escuchó las peticiones de la ciudadanía y se comprometió en trabajar mancomunadamente para articular acciones de promoción local y nacional de la feria y garantizar un comercio seguro y adecuado para todos, explicaron desde la municipalidad.

Desde la prensa nacional hace tiempos, así enfocaban a esta importante parroquia pujilense, “la técnica artesanal alfarera que se practica en la parroquia La Victoria, en el cantón Pujilí, recibió la certificación para ser considerada Patrimonio Cultural Inmaterial del Ecuador. Los antropólogos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) entregaron el documento a las autoridades y directivos de la Asociación de Artesanos”.

Esta nominación permitía a las autoridades de la Junta Parroquial de La Victoria elaborar el expediente especial sobre esta técnica artesanal, con la que se fabrican los productos con el barro. Los alfareros pujilenses tienen como meta ingresar a la lista de Patrimonio Cultural del Ecuador.

Patricia Bonilla, antropóloga del INPC, contó que el primer estudio se realizó en el 2013 y la actualización de la información se realiza cada dos años. Los técnicos confirman si los conocimientos y saberes ancestrales de la alfarería, que se mantienen por más de dos siglos, se conservan en las familias, “la manifestación cultural de la alfarería se convierte en algunos casos en la única fuente de producción e ingresos económicos”, dijo Bonilla.

La principal vitrina para exhibir y comercializar la alfarería sería la Feria de Finados, que se realizará del 1 al 4 de noviembre. Las máscaras, cacerolas, vasijas, maceteros, vajillas, platos, lámparas, alcancías, floreros y otros recipientes se mostrarán en el sector de Quizacumbe, en el ingreso a Pujilí. Las autoridades parroquiales informaron que 200 artesanos serán parte de la feria.

Diego Espinosa, presidente del GAD Parroquial La Victoria, estima que más de 10 000 personas acudían a la exposición. La inauguración de la exhibición se efectuaba a las 12:00 del 1 de noviembre. Las autoridades confirmaron la presentación de los Danzantes de Pujilí, grupos de danza folclórica y de artistas locales; “tendremos varias sorpresas y regalos para los visitantes. La certificación revaloriza nuestro trabajo artesanal”, aseguraba Espinosa.

La mayoría de artesanos tiene sus casas y talleres en el barrio El Tejar, en el noroccidente de Pujilí. Gustavo Ortiz, es uno de los artesanos que mezcla la tierra oscura para dar paso al barro. Con sus hábiles manos da forma a esta masa: crea figuras, ollas, tiestos, platos y pondos. El hombre, de 39 años, se levanta todos los días a las 05:00, para tener lista la materia prima para el trabajo diario; “al barro crudo hay que secarlo al sol, luego golpearlo con un mazo y cernirlo en una zaranda hasta que quede hecho polvo. Lo más fuerte es el pisoteo durante tres horas. Es una labor muy sacrificada”, comentó Ortiz.

Los alfareros tienen en sus talleres bloques de barro listos para elaborar sus productos. Los artesanos dan forma a sus productos en una piedra en forma de plancha, que con la ayuda de otra piedra más pequeña, llamada pataquina, golpea y expande en forma circular la masa, que es trasladada a un molde. En un torno hacen girar la masa hasta obtener un tiesto o vasija. David Gamboa, de 25 años, aprendió la técnica de su padre Juan. El joven artesano manifestó que recibir la certificación del INPC lo motivó a continuar con este oficio, que caracteriza a La Victoria. (F.M. Elcomercio).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *